Federación Mujeres Jóvenes

Mujeres Jóvenes - Ir a inicio



Envía el artículo
a una amiga o amigo

Mail de tu amiga/o

Tu nombre



Listado de artículos publicados

Imagen de 25N: La prevención es la mejor herramienta para la erradicación de la violencia de género en la juventud

Diciembre 2014

25N: La prevención es la mejor herramienta para la erradicación de la violencia de género en la juventud

El 25 de noviembre está declarado Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Para Federación Mujeres Jóvenes este día significa la oportunidad de visibilizar nuestro trabajo específico de prevención de violencia de género en la juventud a través de nuestra campaña “Grábatelo”. En estos días estamos participando en distintos foros organizados por diferentes instituciones, administraciones públicas y otras entidades, donde estamos dando a conocer el valor añadido de nuestro trabajo con juventud

Una vez que la sociedad y las instituciones del Estado español parecen haberse dado cuenta de que la violencia de género en juventud existe, que tal y como está definida legalmente las mujeres jóvenes también sufren (sufrimos) violencia de género ejercida por nuestras parejas y ex parejas masculinas, es el momento de reivindicar la prevención como la mejor herramienta para la erradicación de este tipo de violencia. Lo hacemos con el firme convencimiento de que se trata de una herramienta eficaz, reconocida por Naciones Unidas, y que permite no solamente evitar la violencia de género en la adolescencia y la juventud adulta, sino también erosionar la posibilidad de incidencia de la violencia de género en la pareja en edades posteriores. 

Para prevenir la violencia de género en la juventud debe existir la asunción de responsabilidades por parte de toda la sociedad, pero queremos detenernos en tres elementos imprescindibles. Por un lado, el compromiso de las instituciones y organismos públicos con dicha prevención. Sabemos que es muy importante destinar recursos a la intervención integral (abarcando todos los ámbitos desde el psicológico al legal, pasando por el laboral, social o familiar) para mujeres que han sufrido violencia de género. Reconocemos la importancia de los  programas específicos de intervención integral para mujeres jóvenes, y los reivindicamos. Pero igualmente reivindicamos recursos efectivos destinados a la prevención. Una prevención que también ha de ser integral, abarcando las distintas maneras de ejercer violencia de género en la juventud; pues si bien parece que la violencia en las redes sociales e Internet es la única existente o la más destacada, se trata de una forma más de ejercer violencia, con sus características propias y que ciertamente agudiza la intensidad de los acosos y el control, pero no debe hacernos olvidar que las personas jóvenes tienen (tenemos) más vida junto a las pantallas.

La solución no está en quitar recursos de intervención para dedicárselos a la prevención, la solución está en dedicar más recursos para la erradicación de la violencia de género y atención a las mujeres que la están sufriendo o la han sufrido. No podemos permitirnos como sociedad los recortes presupuestarios en cuestiones de bienestar y de derechos de las mujeres.

El segundo elemento indispensable es el desarrollo de programas dedicados a la juventud, atendiendo a las características específicas de esta etapa vital, y considerando la diversidad de actividades, emociones y modos de vida de las personas jóvenes. No se puede pretender que las personas jóvenes se sientan plenamente identificadas con las necesidades de las personas más mayores, al igual que no se espera que las aspiraciones vitales adultas sean las mismas que las de la juventud. Tampoco se puede identificar juventud con Internet o redes sociales, ni mucho menos pensar que todo lo que sea Internet y redes sociales puede estar destinado a la juventud, sin hacer un análisis previo. Y, por supuesto, se han de dejar atrás los estereotipos negativos existentes sobre la juventud; sólo así podremos acercarnos de una manera sincera a este grupo sociodemográfico y podremos realizar proyectos que realmente sean efectivos. 

Y el tercer elemento indispensable es la participación juvenil. Las personas jóvenes deben (debemos) ser parte activa de los programas y proyectos en los que seamos las y los destinatarias y destinatarios. No se puede pretender hacer prevención de violencia de género en la juventud sin tenernos en cuenta, pensando que ya se sabe todo sobre nosotras y nosotros. La participación activa en las cuestiones que nos afectan hace además que nuestro nivel de implicación y compromiso aumente, generando un mayor impacto y haciendo sostenible el efecto de los proyectos o campañas desarrollados. Una participación juvenil que puede ser más o menos espontánea e individualizada, pero que también puede ser articulada, como ocurre en nuestra sociedad a través de las organizaciones juveniles que llevamos trabajando muchos años por y para las personas jóvenes. Federación Mujeres Jóvenes ocupamos un lugar destacado en el trabajo de prevención de violencia de género en la juventud, gracias a nuestra experiencia atesorada a lo largo de casi treinta años y reconocida a nivel estatal. 

Al menos tres elementos para que la prevención de la violencia de género en la juventud sea efectiva. Para que podamos construir sociedades libres de violencia de género.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Volver

Aviso Legal| Privacidad de datos| Mapa web

© 2014 Federación Mujeres Jóvenes ·C/ Bravo Murillo, 4, local, oficinas 6 y 7, 28015 Madrid · Telf. 91.164.03.68 · mujeresjovenesf@yahoo.es